16/3/2012

DRAMATIZANDO CON LA RATITA PRESUMIDA

La dramatización constituye una actividad propia del juego simbólico de los más pequeños. Es su forma natural de representar las acciones de la vida cotidiana o de sus personajes del mundo de la fantasía. Esta actividad no reglada, estimula el desarrollo de la expresividad, la socialización, la verbalización de los sentimientos y emociones, la planificación de la acción. En definitiva, el niño cuando juega (simula) a los papá y mamás, a los médicos o a los carteros está poniendo en movimiento todas sus capacidades cognitivas, sensoriales, sociales...
Si queremos recoger todos estos beneficios y ponerlos al servicio de nuestra planificación docente, debemos propiciar momentos para dramatizar en grupo, donde valoremos tanto la función de actor como la de espectador. Podemos recurrir a dramatizar situaciones concretas relacionadas con los proyectos que estemos trabajando, dramatizar poemas o canciones, cuentos, improvisar sobre la marcha sobre situaciones problema, conflictos...
Dramatizar para expresar, para sentar las bases del intercambio entre 
las personas… Expresar para ser. Comunicar para ser. Crear para ser
Una de las formas más sencillas de comenzar a teatralizar es la fórmula de texto con narrador. El narrador va contando la historia y de este modo va dando pie a la entrada y salida de los niños de la escena. Para iniciarnos en esta fórmula nos vienen muy bien los cuentos tradicionales, ya que los niños conocen la esencia de la historia y muchos de los diálogos sin hacer un gran ejercicio memorístico.
En el aula de 4 años hemos empezado de este modo con el cuento de "La ratita presumida", ya que tiene unos esquemas muy repetitivos. Esta es la representación de los chavales una hora después de haber contado y recordado el cuento, cada uno tiene su visión particular, repartido los papeles, casting y ensayo. 

Aún nos queda mucho que mejorar, pero el visionado de este vídeo nos ayudará a evaluar la actuación: voces, posiciones, actitudes... Pero este es el comienzo...
La grabación en vídeo es unos de los componentes más de la teatralización, ya que su visualización, además de encantar a los peques, les ayuda a evaluar y valorar la actividad y a que los actores también puedan ser consumidores de su propia actuación. Sin la seño Silvia no hubiéramos podido realizar este vídeo: ¡¡GRACIAS!!
PD: Un saludo a los Blogmaniacos, que nos introdujeron en esto del teatro y a los que les debemos una representación 


5 comentarios:

  1. ¡Desde "Blogmaníacos" os decimos que nos ha encantado este teatro y que esperamos muchos más de estos chic@s tan espabilad@s!
    Gracias por el saludo.
    Un beso.

    PD: ¿Dónde venden hoy en día escobas así?

    ResponderEliminar
  2. Ptreciosa esta actividad. Estoy contigo y con la introducción del teatro en clase. No solo cuando los niños son pequeños, también con los mayores. Es una práctica que se limita solo a la representación de una obra, y sin embargo es un recursos que se puede utilizar para muchas más cosas. En mi blog hay una etiqueta que trata sobre estos temas. Tal vez te guste verlo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar